Bienaventurados

Mateo 5:1-12 “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos , porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.

Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.”


Bienaventurados los que crean que antes de creer en otra cosa, hay que creer en uno mismo. Bienaventurados los que son ciegos y sin embargo pueden ver, no los que pueden ver y se tapan los ojos. Bienaventurados los que luchan por ellos mismos y por los demás. Bienaventurados los que usan las palabras como arma. Bienaventurados los que a pesar de estar sufriendo, son capaces de ayudar a otros que sufren. Bienaventurados los que tienen Fe, porque ésta es la que cuando caemos nos ayuda a levantarnos.

Bienaventurados los que no permiten que las balas maten sus ideales. Bienaventurados los que lloran, porque pueden aprender a apreciar los momentos de felicidad. Bienaventurados los que sufren, los que pierden, los que caen porque pueden abrir sus ojos a la vida y se hacen más fuertes. Bienaventurados los que ven más allá de su nariz y se dan cuenta de que hay un mundo que se acuesta con el estómago vacío y sin saber si mañana se va a despertar.

Esta es una solución, una solución para cambiar, una solución para vivir. Si no te escuchan, grita. Si eres invisible, aparece. Porque la comodidad se acaba, la “burbuja” en que vivimos no existe. Hay que mover el mundo, hay que dar el paso, disparar verdades y siempre vivir con la frente en alto sin dejar de lado tus ideales para pertenecer a algo, para pertenecer a la burbuja.

La recompensa no solo se recibe en el cielo, la recompensa primero se recibe en la tierra. Cuando ayudas a alguien esa persona ve a su Dios* en ti, le devuelves la Fe porque le tendiste una mano cuando no podía pararse. Así mismo verás tú a tu Dios* en otros cuando estés por caer porque todo lo que das vuelve. Cuando tus ideas sean escuchadas, cuando no tengas que callar más tus ideales, cuando te despiertes y sientas que “hoy no fue por ti, fue por alguien más”, esa será la verdadera recompensa en la tierra…

…¿Y la recompensa en el cielo? ya eso es otra historia.


* Dios tiene un asterisco porque es solo un nombre, no importa en lo que creas o como lo llames. En una fuerza mayor, en un universo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s